Hotel y Bodega en Falset

Hotel y Bodega en Falset

Proyecto que trata de resolver dos programas antagónicos, una bodega y un hotel, con óptimas necesidades. Dado la libertad de emplazamiento, se opta por el punto de más pendiente para proyectar la finca, una ladera con un gran desnivel a sus pies que ofrece vistas al viñedo, las masías y el pueblo, que además favorece la producción del vino por gravedad, de manera más ecológica.

La geometría de la fachada principal, aunque está orientada al sudeste, protege al edificio de los rayos solares del este y se adapta al perfil de la montaña a partir de los retranqueos, además de filtrar la vegetación. La huella del edificio, que consta de dos plantas y un mirador (altillo), se resuelve modificando el terreno con un ligero enterramiento. El hotel, concebido en la planta baja, se entierra ligeramente (1 metro) privatizando los patios posteriores del edificio (aparcamiento y descarga de camiones), y al enterrar la planta sótano, dedicada a la bodega, se beneficia la producción del vino con la filtración de la temperatura de la tierra.

De este modo, se reduce el impacto visual del edificio y, con la horizontalidad de la cubierta de los dos volúmenes emergentes, se pone de manifiesto la condición inclinada del terreno. Debido a las necesidades estructurales, la materialidad elegida es hormigón y, para relacionarse con el entorno, revestimiento de piedra. Asimismo, la estructura muraria de hormigón armado está muy ligada a la distribución interior.